jueves, 25 de diciembre de 2014

Llombai, un alemán, las brujas y un inglés errático.


Dicen los habitantes de otros pueblos cercanos que Llombai es un pueblo oscuro, que en el puñado de casas que aún allí sucumben al paso del tiempo hay fantasmas que sobrevuelan sus tejados derruidos.
 En el pasado vivió allí un alemán, Stefan Gregor, refugiado político de los años ´40. Un personaje de extrañas costumbres, que murió en circunstancias no muy claras, dejando tras de si un murmullo esquivo: nazi y envenenado.
 En Llombai se dice que habitan brujas, seres que recorren el perímetro de las ocho casas alineadas en una única calle sombría, que termina en una fuente de la que brota agua cristalina.

 El pequeñísimo pueblo rezuma abandono. Una francesa que murió hace años,  todavía desea vender su casa; allí está el descolorido cartel con tal ofrecimiento. La morada tiene  las puertas y ventanas abiertas, pero es imposible acceder a su interior,  los escombros y la enmarañada vegetación obstaculizan la entrada. Del techo solo quedan pedazos. Una escalera que en otro tiempo llevaba al piso superior, queda como testigo de un pasado que dejó tras de si, leyendas.
 Solo existe una casa habitable en ese lugar tan singular. Hace alrededor de una década fue construida por un inglés medio hippie, que en pocas ocasiones ha regresado al lugar. La morada está situada en el vértice inicial de la única calle y por su frente pasa el camino que lleva al cercano pueblo de Alpatró. Custodiando la puerta una vieja y escuálida higuera, contempla como la vida se extienda mas allá del silencio del pueblo y recibe  a aquellos eventuales huéspedes que alguna vez, se aventuran a convivir con intangibles vecinos.
El pueblo de Llombai está situado en  Vall de Gallinera, en la comarca de la Marina Alta, Alicante.

1 comentario:

Obat Infeksi Amandel Untuk Dewasa dijo...

Nadie puede cambiar el pasado, pero todo el mundo puede cambiar el futuro.