martes, 29 de abril de 2014

"No solo llora el Fauno.."



De Faunos y "Los otros", va esta historia y  no es un homenaje a Guillermo del Toro, ni a Alejandro Amenábar.
En la calle Federíco Soto, frente al Corte Inglés, donde en teoría está la sede de la feria del Libro de Alicante, me encontré hoy, además de un grupo de casetas donde mas que libros, se venden bostezos, un grupo "escultórico" muy peculiar. Una escena de la Hoguera La Cerámica, que declara ser un homenaje al libro de Juan Ramón Jiménez, Platero y yo.
El burro robusto, yo diría que de noble raza andaluza por el tamaño y el porte, tiene poco de aquel: "pequeño, peludo, suave; tan  blando por fuera, que se diría todo de algodón" protagonista de una de las obras mas traducidas de la literatura en castellano. Dos niños están sentados a un costado del animal, con una expresión rígida, congelados, sin gracia , ni frescura, de colores fantasmagóricos, en concordancia a los espectros que custodian la escena, tres figuras sobre un pedestal. Estas figuras  están pintadas de un hiriente blanco, a excepción de la parte superior,  en donde un verde vejiga nos sugiere un incipiente estado de putrefaccción. Mas que un homenaje, esta escena es una invitación a la depresión, obviando los desconchados y las grietas, algo que ya parece una costumbre en las Hogueras del mestre Abad.
El llanto del Fauno, es el título de la Hoguera,  ¿y por qué llora el Fauno?, me pregunto, umhhhh...quizás por alguna premonición.....