domingo, 21 de julio de 2013

Mesa camilla

Érase una mesa fea, una mesa camilla de las de toda la vida ( como se dice aquí), mueble que antiguamente se utilizaba para poner en su parte inferior un brasero y que cubierta con una tela servía para  que se calentaran los pies la familia que se sentaba a su alrededor en los días de invierno.
Ya los tiempos han cambiado, no se utiliza los braseros, pero las mesas camillas siguen existiendo pese a quién le pese.
Esta es ahora mi mesa camilla. Arte sobre la mesa, como dice mi amiga Lola Calatayud.

1 comentario:

Angelosa dijo...

A mi me encanta particularmente, me parece una maravilla, creo que deberías dedicarte a restaurar y vender, seguro que tendrías mucha suerte con tu arte, un besazo enorme.