sábado, 19 de marzo de 2011

Un amor de invierno.

Ellas no buscaban una explicación a este deseo de compartir caricias leves, del beso suave, de las manos inquietas que recorrían toda la piel. Ellas se amaban a destiempo, arrancando a las horas un poco mas de rios cálidos y verbos imposibles.
Despues se despedían con un abrazo ingenuo y corto. La escalera estrecha era un laberinto triste. Detrás quedaban todas las caricias de fuego, todos los caminos de agua, todo cuanto eran ellas, desprovistas de miedos, de leyes y de palabras ajenas.

"Las dos amigas", pintura de Toulouse-Lautrec.

No hay comentarios: