jueves, 15 de abril de 2010

La soledad del músico



Iba de prisa, ultimamente siempre voy de prisa, es la tónica si tratas de sobrevivir, pero me encontré con esta imagen, un músico que acariciaba las cuerdas y dejaba que llorace su arpa. Decidí parar el tiempo, solo un minuto, en ese minuto no me sentí tan sola. El sitio es la Plaza de los Luceros, en Alicante.

1 comentario:

Ernesto. dijo...

...en ese minuto no me sentí tan sola.

¿Es un juego de palabras o pretendes decir algo?

Entre tus palabras y las pinceladas de algunos comentarios se va formando una imagen... apenas nada... que te refleja como si... ¿son tuyos esos ojos que miran y hablan un poco más abajo?... ¿eres tú?...