sábado, 27 de junio de 2009

Todo lo que usted necesita es amor. Pintura de Flavio Garciandía.

Así tituló el pintor cubano Flavio Garciandía esta obra. La jóven que desde la mas serena complicidad nos invita a compartir ese prado verde, es la pintora cubana Zaida del Río.
Hay personas que se quedan en tu vida sin ellas saberlo, están ahí escondidas en algún recodo, aguardando el momento de salir de nuevo a la luz, Zaida del Río es una de ellas. Recuerdo verla atravesar el parque más céntrico de la ciudad, iba siempre en apariencia distante, con un aspecto desgarbado, hasta desaliñado pudiera decir, era como si no se sintiera a gusto allí, evasiva y sin embargo muy observadora. En una ocasión fui a su casa, fue algo casual, ella dibujaba inclinada sobre una mesa de dibujo con su "centropen" una de aquellas mujeres envueltas en agua de riachuelo y ramas y caballos entremezclados; apenas levantó la mirada, pero sé que advirtió mi presencia, yo me quedé absorta recorriendo con su mano las lineas sinuosas y lúdricas. Despues sin apenas decir palabra me fui, no iba sola, la razón de estar allí no era mia.
Al cabo de los años la volví a ver en La Habana, ya era una pintora reconocida, había realizado estudios en París, había dejado el "centropen" y ahora pintaba mujeres-pájaros, llenas de mística doblez. Tampoco esta vez intercambiamos palabra, aunque si nos reconocimos, es la mas extraña situación que recuerdo, fue un momento de coincidir, detenerse el tiempo y despues evaporarse el instante.
Unos meses antes de salir de Cuba visité la casa de unos vecinos, en el pasillo de entrada estaba esta pintura, me quedé asombrada, ahí justo donde menos lo imaginaba me encontré de nuevo con la mirada de Zaida del Río. Pregunté y me respondieron: "- Es que mi sobrino Flavio la dejó aquí, para que la cuidemos, él ahora está fuera de Cuba.".....
Y es que hay personas que se quedan en tu vida sin ellas saberlo.....

8 comentarios:

Catalina dijo...

Si, yo tengo un par de personas de esas, que se han quedado en mi vida, de las que no sé nada desde hace años, pero que no olvido. Ni puedo ni quiero.

Me ha encantado la pintura, me parece preciosa.

No creo que necesite amor, con esa cara, seguro que lo tiene.

Besos
Cata

Galleta dijo...

Hay personas que se quedan en tu vida sin ellas saberlo, están ahí escondidas en algún recodo, aguardando el momento de salir de nuevo a la luz.
Me gusta dormir sola y esperar en las madrugadas al hombre que amo. Creo que vengo de muchas vidas y en todas fui como soy ahora.
Es una de las letras de Zaida...
Gracias por enseñarme la existencia de un arte diferente al q se estudia

Velvetina dijo...

Es bella la obra de Zaila del Río, una vez más nos hace conocer a artistas que para nosotros eran desconocidos, ¡cuánto nos queda por aprender!.

Me agrada lo que dices que hay personas que se quedan en nuestras vidas, que se esconden y que salen a la luz cuando menos te lo esperas. El otro día me sucedió algo parecido con un amigo de la infancia; ¡no sé la de años que hemos estado sin vernos! y ahora nuestros caminos se vuelven a cruzar.

Él me dijo algo muy gracioso que ahora te relato: “Las personas somos como los garbanzos de un puchero, que están metidos en la misma olla y que no paran de moverse mientras el agua hierve. Puede que nunca se junte un garbanzo con otro, puede que se rocen tan sólo un instante, puede que se peguen y que nunca se separen”… Pensándolo bien, sus palabras son realidad pura.
Un abrazo

Velvetina

(Pafermi) dijo...

Cata, la pintura gana cuando la ves de cerca, es bellísima. Y ojalá Zaida leyera esta entrada y nos respondiera si no ha necesitado amor.
Galleta, siempre hay cosas nuevas que aprender, yo todos los dias aprendo algo.
Velve,me alegra tanto que estés aquí.

Laberintos dijo...

Te doy las gracias. Bellísimo post, inolvidable pintura de Garciandía y admiro con fervor a Zaida del Río.

flor dijo...

preciosa frase, siempre hay personas que se quedan en nuestras vidas, no tenía conocimiento de Zaida del Río, buscaré más cosas de ella.
un abrazo

El Tinajón dijo...

La obra de Zaida está provista de cierto misterio y mucho de magia, es maravillosa.

Anónimo dijo...

hermosa pintura.

y flavio garciandía vivía por acá en mis tierras mexicanas.

hubiese sido lindo ver colgada esa pintura al menos en algún museo.

qué lindo!