sábado, 16 de mayo de 2009

Dulce María Loynaz.


Dulce María Loynaz (1902, La Habana-1997, La Habana).

Recuerdo su casa en el Vedado,La Habana. Parecía una casa abandonada, la maleza había invadido los jardines,era como si la mala hierba se apropiara de todo cercando a la mujer poeta que con magnífica elegancia y humildad vivía tras las paredes, castigada con el ostrasismo por no aceptar aplaudir la mordaza impuesta.

3 comentarios:

elazne dijo...

Al igual que a Dulce MAria mi padre siempre nos dijo que habámos nacido desnudos y sobre todo LIBRES y que no dejasemos que nadie nos arrebatase la libertad,será por eso que nunca tuvimos pájaros en nuestro caserio?.
Hay un comentario de ésta bella mujer con el que estoy de acuerdo a medias "todo lo bello tiene que ser inútil" yo digo que no todo,ella era bella y sus palabras tambíen y no la considero inútil bajo ningún concepto.
Patricia,gracias por estas entradas tan bellas y "nada inútiles" están llenas de enseñanza .
P.D.Soy una enamorada de tu tierra y de su cultura,espero tener el placer algún día de poder conocerte y hablar de nuestras respectivas tierras,tengo la sensación de que tenemos mucho en común.
2ªP.D.Eso tiene amar la libertad que te pueden condenar al ostracismo,pero para condena de tud berdugos no te quitan la libertad que creas en él.
Gracias,gracias por enseñarme cosas y gentes de tu pueblo.

Angelosa dijo...

Me ha encantado conocer a esta mujer, la casa por fuera estaria como abandonada, pero por dentro es preciosa y lo que más me ha gustado ha sido su colección de abanicos. Es maravillosa y coherente con todo lo que ha contado sobre todo el final cuando le preguntan por la Habana y le contesta que la excusen que no quiere opinar.

Un besote

Catalina dijo...

Gracias por enseñarme a esta mujer que hace honor a su nombre.

Me llamó la atención su frase "los viejos no deben escribir, yo lo escribí de joven"

He disfrutado mucho con el video, sus abanicos (que para mi no son inútiles) y con su casa.

Besos
Cata