lunes, 27 de abril de 2009

Baile en el Moulin Rouge .

Me gusta verla bailar, que su pelo rojo sea azote de miradas, ella es incansable, ella es la envidia de las demás que se esfuerzan en seguir su ritmo desenfrenado.
 Jane es diferente, su figura no necesita de los giros encabritados, Jane siempre elegante  se esconde en un rincón pausada.
Otra cosa es Valentin-le-Désossé, se tuerce, se dobla sobre sí, es como el humo del cigarro danzando en el techo.
Mis ojos se prenden a ellos, deshilan cada gesto y resurgen  sobre la tela. Vuelven a danzar de nuevo.


Ilustra esta entrada, la obra "Baile en el Moulin Rouge" del pintor francés Toulouse-Lautrec.

6 comentarios:

Catalina dijo...

Me encanta Toulouse Lautrec, ese hombre que hizo de su vida en los burdeles un arte.

Que llevó a sus "amigas" a lo más alto.

Besos
Cata

Sue dijo...

Adoro el Moulin Rouge y todo lo que huele a París.
Preciosa comparación...¿de cuadros o de vida real?...
Miles de besos.
Sue

Salegna dijo...

Al contemplar sus cuadros la imaginación me lleva a pensar en la vida de los personajes que pintaba, parece como si pudiera escuchar la música y las gentes, veo movimiento.
Besos

Velvetina dijo...

¡Qué fácil es dejarse llevar por tus palabras y por tus imágenes!... En cada una de estas entradas es como si nos diéras pérmiso para permanecer dentro de esos cuadros y vivirlos como si fueramos un personaje más de ellos.

Paris es mi sueño... ¡Gracias por haberme echo soñar!.

Un abrazo

Velvetina

Angelosa dijo...

Guauuuu, me encanta Lautrec es uno de mis favoritos, y que bello acompañamiento que le has echo al Moulin Rouge. El proximo algo de Monet que tambien me gusta mucho.

Un besazo

elazne dijo...

En serio porque no te planteas escribir un libro sobre esas conversaciones que tu ves en los cuadros?.
Eres sencillamente ¡GENIAL!.
Besos