jueves, 12 de marzo de 2009

La soledad del corredor de fondo

Es demasiado reto intentar ganar esa carrera, ves el camino lleno de barro, el frío que atenaza los músculos y la respiración que se atasca en la garganta. Mis pulmones no aguantan más, ni siquiera sé si quiero seguir, quizás me empuje eso que llaman: "esperanza", una palabra a mi me parece mentira, la palabra más cercana a la esperanza es la palabra mentira.
Cada día lo mismo, es un rito maldito esto que llaman vida, dormir, despertar, comer y volver a dormir. Quizás es al revés, mientras dormimos es cuando vivimos y al despertar solo empezamos el proceso inverso, es decir la realidad no es esta, la realidad es cuando estamos con los ojos cerrados y nuestro cerebro se encarga de mantenernos vivos, él es el único responsable de esta vida paralela que no me gusta.
El reto de ganar, de no quedar relegado, de no perder es lo que impulsa la carrera, ¿pero vale para algo ganar?, no lo creo, al final nunca se gana, solo se pierde, vas perdiendo risas, perdiendo sueños, perdiendo hasta la cualidad de ser tú mismo, eres un juguete de la vida, crees en el futuro hasta un día en que comprendes que el futuro lo perdiste desde que abriste los ojos y comenzaste a llorar.
¿Por qué estoy aquí?, ¿por qué tuve que ser yo?, ¿por qué todas las caídas?, ¿por qué es necesario vivir?, debiera existir la opción de poder decidir si te interesa estar aquí, por una conjunción de casualidades llegas y tienes que aprender como sea, tienes que seguir como sea, no sé para qué, ¿tiene sentido esta lucha?, no lo entiendo. ¿Alguien lo entiende?, alguno quizás me diga: "Sí es tu vida, lucha por tu vida", pero es que no estoy capacitada para entenderlo o estoy tan cansada que no puedo hacerlo.
Ilustra esta entrada fotograma de la película "La soldedad del corredor de fondo" dirigida por Tony Richarson , adaptación de un cuento del libro del mismo nombre, del autor Alan Sillitoe.

3 comentarios:

Aurora dijo...

Si nos paramos a pensarlo de verdad, ninguno lo entendemos.
Pero qué hacemos? Dejarnos llevar por la corriente... y quién sabe? Quizá algún día veamos le el sentido!

africa dijo...

Madre mia que dificil contestar a esto que nos propones hoy PAFERMI. Es el dilema de la vida, según cómo lo mires se gana o se pierde, depende del estado de ánimo que tengas en el momento en que lo piensas, ya tengo tema para pensar en todo el dia niña, un beso. Levanta el ánimo por lo menos un poquito,que te leo algo tocadilla.
AFRICA04

Velvetina dijo...

Nunca hay que rendirse en esta carrera de la Vida... Da lo mismo llegar los últimos, cansados o sin aliento, pero lo importante ¡es llegar!.

Todos nos planteamos en ciertos momentos esas dudas, nos decímos: ¿Vale la pena?... Y al final la respuesta siempre es la misma: ¡Claro que sí!.

Yo en momentos de "pájara" no suelo mirar hacia atrás, pero si lo hago me doy cuenta de que año tras año he ído consiguiendo algo maravilloso y nuevo, por muy invisible que se muestre ante mis ojos.

Si estás cansada de seguir en esa carrera, tal vez sea tu momento de pararte en el camino, de sentarte, de recapacitar... De plantearte la forma más adecuada para tirar p´alante.

Un abrazo sin medida

Velvetina