sábado, 28 de febrero de 2009

En el bar de Folies-Bergère. Édouard Manet.

Una noche más en el bar de Folies-Bergère.
Las risas, la música y el humo de cigarrillos envuelve el ambiente.
Les veo a todos, comparten historias y caricias frívolas en la fiesta que nunca termina, en este París de bellas luces.
Alguna vez me gustaría sentarme junto a ellos, pero no me verían.
Tengo la tez sonrosada y limpia, aunque apenas duermo.
Quisiera escribir un libro, quisiera viajar y conocer otras vidas, quisiera tener un amante que no fuera discreto, que me abrazara sin importarle que opinen los demás y que en su abrazo me dijera mucho más que mil palabras de amor.
Quisiera..... -¿Perdón, señor?...  Sí,... estoy casada,... mi marido vendrá a buscarme pronto!...-.
 Ilustra esta entrada la obra "En el bar de Folies-Bergère" de  Édouard Manet.

2 comentarios:

Astrágalo dijo...

"sí quisiera tener un amante que no fuera discreto, que me abrazara sin importarle que opinen los demás y que en su abrazo me dijera mucho mas que mil palabras de amor." oye esa frase tuya me ha dejado descolocado guapa!!.
Te gusto la idea de hacer un cuadro a forzadasoledad?, o me he pasado tres pueblos en mi petición?.

Un besito astragalin.

Catalina dijo...

Todas queremos un amante que nos quiera sin importarle nada. O que el amor se convierta en amante.

Yo hoy estoy de celebración. Mi amante y yo hacemos 7 años juntos, ¡qué no es poco! Es mi amante y también mi amor, espero que dure siempre.

Besos
Cata