sábado, 19 de julio de 2008

Eros habita entre nosotros






En la mitología griega, Eros era el dios primordial responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como un dios de la fertilidad. Su nombre es la raíz de palabras tales como «erotismo». Su equivalente romano era Cupido.
Cupido es, en la mitología romana, el dios del amor. Equivale al Eros de la mitología griega, y a Kāmadeva en la mitología hindú. Su nombre latino significa «el deseo».
Kamadeva, de kāma significa ‘deseo sexual’ (según algunos monjes hindúes: ‘lujuria’) y deva: ‘dios’. El conocido libro Kāma Sūtra (‘aforismos de Kāma’ o ‘máximas sobre el amor’) de Vatsyayana, está inspirado en este dios hindú.
La historia del erotismo, es tan vieja como el hombre y en todas las épocas estuvo relacionada con la afectividad y la atracción sexual, usada como recurso atractivo, sobre todo en las diversas manifestaciones artísticas que han servido de soporte y excusa al mismo tiempo.
La mitología del erotismo, es simplemente no atravesar esa linea que impide a la imaginación seguir su curso y que abarca diversos componentes de lo subjetivo y lo social y que se manifiesta en el deseo, ese deseo que desata la imaginación y que es mucho mas fértil con lo que intuye o adivina que con lo que se nos muestra a cambio de nada y que abarca diversos componentes de lo subjetivo y lo social.
Durante los primeros años de la aparición del cine el erotismo tuvo manifestaciones ingenuas. Todo era cuestión de algún beso, escenas de tocador o de piscina más o menos insinuantes. La explosión del recurso a la atracción erótica no apareció abiertamente hasta las vísperas de la primera guerra mundial, llegando a su primera culminación en la década de los años treinta.
Toda una historia de nombres, relacionados con ese erotismo, algo que connota y denota a todo lo relacionado con la sexualidad y no simplemente con el acto sexual físico, sino también con sus proyecciones.
Desde aquel Rodolfo Valentino, el clásico "latin lover", que tras su repentina muerte indujo al suicidio de muchas admiradoras. Pasando por la belleza gélida de Greta Garbo, han sido muchos los objetos del deseo, deseo ascensional hasta el platonismo.
La elegancia, el misterio, lo enigmático, la subyugacion de una imagen que nos llega a travez de una cámara, lo irreal convertido en culto.
Toda una quimérica linea que delimita el sexo, para convertirlo en ese huesped tan agradable que habita en nosotros, el lúdicro erotismo.

5 comentarios:

meggan dijo...

estoy de acuero contigo.
algunos hombres son y siguen siendo mitos tanto masculinos como femeninos y algunas mujeres tambien
ay despues de su muerte siguen provocando.esa sensación llamada deseo erotico o sexual .

aun es complicado entenderlo ..
pero la belleza exterior .el cuerpo sigue siendo lo mas deseado sin inportar ,la mente..

no crees?..
a los 40 años ,una tiene otra visión de lo que es la belleza.
la fisica..
sigue siendo lo mismo que antaño..
parami la forma exterior que no dice nada ..
sino que deslumbra lo fisico

lo demas esta por descubrir o no...

besos

pafermi dijo...

Si tienes razón Meggan en que lo importante es lo que llevamos por dentro, si analizas estas últimas entradas de mi blog tienen relación:"El retrato de Dorian Gray" belleza externa, no asi interior.El Erotismo, la belleza física, el amor,Cupido y al final la Amistad, he pasado de elementos externos a lo mas importante en nuestros sentimientos,los mas validos hacia los demas:la amistad.
Y para colmo llego a tu blog y me encuentro con tu premio, ¿será casualidad o andará el travieso Cupido repartiendo flechas amorosas por todo el mundo?.

meggan dijo...

JAJAJA NOSE-
alguna vez .cupido me escucho ahora nosé donde andara.jajajaj

veo que si .ya pones lo links..de los blogs
a que no es dificil..
un besazo

pafermi dijo...

Si gracias a tu ayuda, Meggan.

AguaDeRocío dijo...

Wuo wuo no te tenia en favoritos y hacia mucho que no venia por aqui.
Me ha gustado la foto del bokeron ^^