jueves, 19 de junio de 2008

Volver a empezar...

Inmigración en Galicia, un corto pie de foto para tanto dolor.
La vida es un constante cambio, una lucha enconada por sobrevivir. Muchos son los motivos de abandonar tu patria, que se dice con tanto amor: "Mi patria", cuando en definitiva somos una mezcla de culturas, religiones y razas. Pero los humanos preferimos marcar diferencias, quizas por la reafirmación sicológica: ¡Yo!, como ser único e irrepetible.
Pero ese ser único e irrepetible tiene carencias, deseos, circunstancias ineludibles y surge el fantasma de la inmigración, el decidir comenzar desde cero, o desde menos cero que es aún peor. Se fraguan quiméricas empresas, se vive con al alma al pairo y se espera mas de lo que lograrás. Se constituyen nuevas familias que no dejan de mirar con el rabillo del ojo, los origenes familiares y las historias y costumbres se mantienen como reliquia valiosa.
Es por esto que me duelen los rechazos, ese olvidar que todos alguna vez nos hemos marchado con la mirada triste, sin saber cuando encontraremos el sitio para volver a empezar....

6 comentarios:

KAMELUCHA--MELA dijo...

Los emigrantes rara vez conseguimos el sitio perfecto ,una vez emigrados, no somos de aqui ni somos de aya,no se porque rara razpon aca no somos bien recibidos quiza el haber regresado haya sido un error, pienso yo, a lo que a mi respecta, veo mucho....entre rechazo y total indiferencia de gente que quiere ser familia,((que no)) o tiene los mismos apellidos, tienen miedo que uno necesites de ellos ,ese es el problema,cosa que ni loco,,que va..,por el cual el regreso al otro lado no sea impensable....
un saludo....

meggan dijo...

pues si es asi kamelucha.
tienes razón .no todos pensamos igual pero cuesta mucho en los tiempos que estmos entender ls cosas.
la vida ya es bastante complicada.
yo creo que algun dia se hara justicia a estos gobernates,que deberian luchar para que su gente no se les marchara
argentina,cuba,ecuador,colombia
enfin que es asi..
aveces no sabemos el orque ,mi hermano esta en inglaterra.
y no se siente ni de alli ni de aqui
lleva alli mas de 20 años.
tiene familia ,cada vez que viene lo veo sufrir
y eso que no es un emirante como los que suelen venir aqui el se marcho para estudiar y alli se enamoro.
asi es la vida.
no se que en vuestro lugar tendria o sentiria.
todos mis respeos y cariño a las dos
hormiga

pafermi dijo...

Gracias meggan y Mela, son dos soles, Menorca y Galicia en mi corazón.
Les escribo poco es que estoy super complicada con mi grupo de artistas tratando de organizar una exposición, imagínense que hay de varios paises y nos comunicamos por internet, cuando unos duermen los otros están desayunando, pero es lo que hay y es un proyecto que amo.

Catalina dijo...

No boreé tu comentario, suprimí los dos artículos para cambiar el orden y se me borraron todos los comentarios que tenía. Tu apreciación es la misma que la mía.

Besotes
Cartoncilla

Velvetina dijo...

Una vez acudí a un seminario en el que se afirmaba que la emigración en la mujer, al principio puede ser una experiencia emancipadora, pero luego puede llegar a exclavizar aún más.
Sé que para tí, o para Mela, debe de ser muy dura vuestra situación... Aumque nos vaya bien en la vida, aunque tengamos amigos, aunque podamos sonreir, ¡no hay nada peor que quedarnos sin nuestras raices!, sin ese lugar a donde deseamos volver.

Yo no puedo hablar por experiencia, mi experiencia no va más allá del cambio de ciudad, pero no de pais... Aunque ¿sabes una cosa?, ¡me alegra las facilidades que nos otorgan estos tiempos modernos!, para adquirir por ejemplo en el super comidas de todos los continentes...
Sé que es una chorrada esto que te he dicho, pero sólo intento dibujarte una sonrisa de segundos.

Un beso muy fuerte

pafermi dijo...

Velvetina, las condiciones de ahora no son iguales que en el pasado, las comunicaciones son mas rápidas. Nunca es ideal, abandonar tu país, es adaptarte a nuevas leyes,empezar desde cero,con la diferencia de edad que te frena en muchas cosas.
Pero no todo es negativo, conoces otros lugares, otras costumbres, tiene su lado gratificante.